Un Currículo (CV) trimestral

Es muy común escuchar que todo lo que no se mide, no se puede mejorar.

Por otro lado, somos lo que medimos. ¿Haces ejercicio? ¿mides el tiempo haciendo cardio o pesas? ¿Estudias? Cada unidad académica recibes un informe del “progreso” ¿Quieres bajar de peso? Cuentas las calorías, los pasos, etc.

¿Eso aplica al trabajo, a las habilidades personales? ¡Por supuesto! Pero ¿Cómo?

Aquí la idea:
¿Qué pasa si nos proponemos mejorar nuestro currículo/desempeño/habilidades de forma trimestral?

¿Un currículo trimestral? Sí, la idea no es tan loca cuando lo que quieres es crecer. De aquí en adelante tu parámetro de referencia no es el equipo, no son los demás, no es la unidad de medida presentada en tu evaluación del desempeño.

Ahora, tu, eres quien debe superarse a si mismo.

¿De que se trata? Tienes un lapso de tres meses, para agregar proyectos personales, para agregar “N” cantidad de clientes, hacer “X” cantidad de propuestas, para reducir en “y” unidad de medida las llegadas tarde o las entregas impuntuales.

En esos tres meses debes adquirir una nueva habilidad. No, no hablo de ganar un curso. Me refiero a adquirir una nueva habilidad. Dominarla y en el mejor de los casos compartirla .

La carta de renuncia anticipada: aquí la parte arriesgada de la idea. ¿Por qué no presentas una carta de renuncia?

En la misma te disculpas por que no pudiste mejorar tu CV en los últimos tres meses. Si tu CV no mejora, la renuncia tendrá toda la valides del caso, pero si evidencias el crecimiento, no tendrá valor.

¿Nos da miedo? ¡Claro! ¡A todos!

¿La razón? la carta es ponernos la soga al cuello, pero sería la mejor motivación para crecer. Tienes tres meses o tu renuncia entrará en vigor. Tres meses y a cada tres meses para transformarte.

Como resultado inevitable tendremos que crecer y evolucionar, si tú te transformas, si eres mejor maestro, si eres mejor profesional, si eres mejor esposo, estudiante, padre, etc, todo mejorar contigo. ¡todo!

¿Cuándo presentas la carta?

Deja un comentario